Galletas saladas sin gluten

15 de marzo, 2018

Una de las cosas que nos pasan cuando hacemos galletitas caseras, es que según va pasando el tiempo se vuelven blandas y poco apetecibles. No es el caso de estas galletas saladas, sin gluten ni lactosa, que duran crujientitas por lo menos una semana. No he conseguido que duren más porque vuelan!!!

Para dar sabor a nuestras galletas saladas hemos utilizado orégano, comino y levadura nutricional. Estos, junto con el resto de ingredientes, hacen de estas galletas una alternativa saludable al picoteo de entre horas.

El orégano tiene propiedades antiinflamatorias, digestivas y  anticatarrales. Se usa en casos de malas digestiones y gases, para aliviar resfriados, como estimulante de la circulación sanguínea y para estimular la producción de estrógenos, hormonas femeninas que se reducen durante la menopausia.

En cuanto a las propiedades del comino, su principal virtud es su efecto carminativo, es decir, reduce la generación de gases en el organismo y disminuye las fermentaciones a nivel intestinal. Además es muy digestivo, sedante y, por su rico aporte de hierro, combate la anemia ferropénica.

Otro de los ingredientes que van a dar sabor a nuestras galletas es la levadura nutricional. No la confundáis con la levadura activa de panificadora ni con la levadura de cerveza, ya que la levadura nutricional es inactiva y gracias a eso la pueden consumir personas con cándida.

Imagen relacionada

Es una fuente de proteína de alta calidad, baja en grasas y carbohidratos y muy fácil de digerir. Es rica en vitaminas del grupo B y contiene folatos, tiamina, riboflavina, niacina, Hierro, Selenio, Magnesio y Zinc. Aporta a nuestros platos el sabor Umami, ya que es una fuente natural de ácido glutámico, uno de los 20 aminoácidos que forman parte de las proteínas. No lo confundáis con el glutamato monosódico, un aditivo químico que causa muchos problemas a nivel intestinal, y que se utiliza para dar sabor a la llamada comida basura.

INGREDIENTES

½ taza de harina de arroz

½ taza de harina de garbanzos

2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

1 cucharadita de sal

1 cucharadita de polvo de hornear

2 cucharadas de orégano

½ cucharadita de comino

1 cucharada de semillas (sésamos, chía y lino) semi trituradas

1 cucharada de levadura nutricional

Agua (aproximadamente 4 cucharadas)

PREPARACIÓN

Mezclar en un bol todos los ingredientes secos. Añadir el aceite y remover bien hasta que quede bien impregnado. Añadir el agua suficiente para que quede una masa fácil de trabajar y que no sea pegajosa.

Estirar la masa con ayuda de un rodillo, cortar las galletas con un molde o con el cuchillo y colocar sobre una base de horno bien engrasada. Hornear a 180 grados unos 10 minutos, o hasta que las galletas tomen un color tostado.

Guárdalas en un recipiente de cristal, con cierre hermético y tendrás unas crujientes galletas durante más de una semana.

A la masa le puedes añadir las especias que más te gusten, yo las hago con orégano porque me encanta y enmascara muy bien el sabor de la harina de garbanzos. También puedes utilizar las harinas que tengas por casa, siempre y cuando mantengas las cantidades.

Las puedes utilizar como soporte para unos deliciosos aperitivos, como nachos para acompañar a un guacamole o como simples galletas saladas para esos momentos entre horas en las que te entra el hambre.

Intenta hacerlas y cuéntanos tu experiencia en nuestra página de Facebook, donde además resolveremos todas tus dudas. Ya verás que ricas y crujientes están.

También puedes pasar a vernos por la Calle Magdalena 14 de Oviedo, y allí te asesoraremos sobre alimentación saludable y productos sin gluten.

Comer rico y sano es más fácil de lo que parece!

Comentarios Recientes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*