Cacao o chocolate

24 de abril, 2019

A menudo oímos hablar sobre los beneficios de comer cacao y automáticamente nos abalanzamos sobre la tableta de chocolate sin saber realmente lo que estamos comiendo.

El cacao es el fruto de un árbol con el mismo nombre originario de América,  utilizado por las tribus maya, azteca e inca hace más de 2.500 años, primordialmente como remedio medicinal o como moneda de cambio. Su introducción en Europa no llega hasta el siglo XV tras la colonización de América, cuando se importó junto a otros alimentos como las patatas o los tomates.

En un principio su consumo era residual, debido a su sabor amargo, hasta que en el XIX se le añade azúcar y otros componentes creando lo que hoy en día conocemos como chocolate. Pero es interesante saber la diferencia entre cacao puro, nibs de cacao, chocolate crudo, chocolate con leche….

El ingrediente original es la semilla de cacao, que se fermenta y seca para extraer el cacao puro en polvo y la manteca de cacao.

fruto-del-cacao

Debido a la elevada cantidad de grasas que proporciona el cacao, en muchas ocasiones se relaciona su consumo al desarrollo de problemas como el acné, las migrañas o un aumento de colesterol. Sin embargo, según el Estudio nutricional del cacao y productos derivados del Instituto del Cacao y el Chocolate, no existen estudios que hayan demostrado que la relación entre estos aspectos sea verdadera.

El cacao tampoco crearía adicción.. En el año 2002, un equipo de científicos catalanes determinaron que, para que el cacao o el chocolate llegasen a producir una dependencia física, se deberían consumir al menos 15 kilos cada día.

Lo que realmente crea adicción es el chocolate industrial al que se le añaden grandes cantidades de azúcar refinado. Algunos fabricantes, además, utilizan aceite de palma en los rellenos, un ingrediente que abarata de forma considerable el proceso de producción. Así, los nuevos chocolates con galleta, con rellenos o caramelo resultan mucho más baratos de producir y permiten ahorro en la materia prima más cara. Con esto convertimos un producto muy interesante nutricionalmente como es el cacao, con uno bastante perjudicial para la salud como son los chocolates industriales. Afortunadamente hay marcas que utilizan un gran porcentaje de cacao puro en la elaboración de sus chocolates, a los que añaden azúcares naturales o incluso estevia.

chocolates-vivani

cacao-crudo

Las semillas de cacao puro nos proporcionan energía por su efecto estimulante para el sistema nervioso, pero sin ser excitantes, ya que necesitaríamos comer un kilo, para que sus efectos fuesen parecidos a los de una taza pequeña de café.

Contienen hierro y son ricas en fibra, que ayuda a la digestión y a combatir el estreñimiento. El magnesio que contienen es vital para la correcta función muscular, ósea y nerviosa, por lo que ayudan a mantener en buen estado los músculos, huesos y el sistema inmunitario.

Calman los síntomas premenstruales y su aporte en cromo nos calma las ansias de comer, por lo que visto así puede contribuir a la pérdida de peso.

También son ricas en antioxidantes, que ayudan a contrarrestar los daños provocados por los radicales libres. Mejoran el humor, ya que ayudan a liberar neurotransmisores que nos hacen sentir felices. Ayudan a mejorar la circulación sanguínea.

En el mercado se puede adquirir la semilla de cacao cruda, de sabor amargo que puedes utilizar en la elaboración de postres o añadirla a yogures o batidos. Si tostamos esa semilla unos minutos al horno su sabor tostado se vuelve más agradable y se pela mucho más fácilmente. Esta semilla tostada y hecha virutas es lo que conocemos como nibs de cacao, pedazitos crujientes con un sabor profundo a chocolate y un ligero punto amargo. Puedes comerlos como si fuera un snack, añadirlos a tus postres, batidos e incluso a las infusiones. Están riquísimos y con el tostado pierden muy pocas propiedades.

Luego tenemos el caco en polvo, que para su elaboración requiere la eliminación de toda su grasa y este proceso se puede hacer de dos manera. Una es dejando las semillas al aire libre para que se sequen naturalmente manteniendo así todos los nutrientes. La otra es añadir al polvo de cacao carbonato de sodio o carbonato de potasio para neutralizar los ácidos, consiguiendo de esta manera un producto menos amargo y soluble en agua o leche, por eso es el más utilizado en los productos de chocolate de la industria alimentaria. Con este proceso se destruyen la mayoría de los flavonoides  (antioxidantes) que tiene el cacao de forma natural.

Y finalmente está la tableta de chocolate, que ya hemos adelantado que en muchos casos contiene grandes cantidades de azúcares refinados, grasas de baja calidad o lácteos. En este caso lo mejor es consumir un chocolate producido en crudo, que tenga mas de un 70% de cacao y con edulcorantes naturales tipo panela o estevia. Conviene elegir chocolates en cuya etiqueta figure como primer ingrediente el cacao, y luego la pasta de cacao o la manteca de cacao. Como último ingrediente tiene que figurar el edulcorante y algún ingrediente como por ejemplo la vainilla.

Si tienes alguna duda sobre el cacao y sus derivados ven a vernos. En By Capella tenemos una amplia gama de chocolates para que disfrutes de las múltiples propiedades de este producto de una manera saludable.

Y ya sabes que ante cualquier problema de salud contamos con los mejores profesionales en el Centro de Terapias Múltiples Capella, con más de 20 años de experiencia.

Comentarios Recientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*